En Uncategorized

EFE Madrid 4 abr. 2019

La boxeadora madrileña Miriam «La Reyna» Gutiérrez campeona de Europa del peso ligero tras vencer a Sam Smith el pasado 29 de marzo, posa tras mantener una entrevista con la Agencia Efe. EFE

La boxeadora madrileña Miriam ‘La Reyna’ Gutiérrez campeona de Europa del peso ligero tras vencer a Sam Smith el pasado 29 de marzo, valoró para EFE la victoria, una posible pelea por el título mundial frente a Katie Taylor y su historia de superación con la que ayuda en distintas iniciativas en contra de la violencia doméstica. Toda una referente tanto nivel social como deportivo en España.

– Pregunta (P) ¿Cómo se desarrolló esa pelea? Su rival la hizo trabajar mucho, conectó varias manos potentes…

– Respuesta (R): Muchas veces te guías un poco por lo que puede llegar a haber en Youtube para tener cualquier tipo de orientación para poder enfrentarte a ella o para saber por dónde puede llegar a tirarte, pero al final todo eso varía mucho.

Cambia muy rápido porque tú puedes cambiar de estrategia. A mí nunca no me gusta siempre pelear igual, me gusta hacer algo diferente en cada pelea porque te pueden llegar a observar.

Pues esa muchacha me observó a mí por todas las publicaciones que ya hay y entonces tuvimos que cambiar de estrategia rápido porque ella me pilló con una mano derecha en el segundo ‘round’ y tuvimos que cambiar totalmente la estrategia. Supe salir, no me quise enredar con ella y fuimos remontando según íbamos viendo.

– P: ¿Qué le dijo su entrenador ‘Jero’ en ese momento?

– R: Escúchame (risas). Es mi mayor pesadilla. Ese hombre es mi pesadilla. Yo le quiero muchísimo fuera del entrenamiento. Es como mi hermano, la verdad, pero dentro es demasiado exigente, aunque al final hace que lleguemos a donde estamos ahora mismo.

A ver quién no le hace caso a Jero García en el minuto de descanso. Se pone demasiado nervioso y yo la verdad es que como me ve tan tranquila…

Pero cosas peores me ha hecho. Se me ha llegado a poner con los brazos en jarras. En mi debut también me puse nerviosa, es lo normal. Al final estás empezando a debutar en profesional, y se me puso de jarras. Pasé tal vergüenza que tuve que empezar a reaccionar porque al final va por reacciones y yo las se hacer bien, la verdad.

– P: Tiene una relación muy estrecha con su entrenador ‘Jero’. Él disputó como usted un campeonato de europa, aunque no con la misma suerte ¿Fue de ayuda su experiencia en la preparación?

– R: Si, claro. Él te cuenta tanto los logros como las caídas. De muchas de las caídas tenemos que aprender porque al final esto es boxeo. Una mano te puede caer en cualquier momento. Tú puedes estar muy bien preparada pero como te dé en el punto correspondiente te vas a la lona, y da igual que sepas o no sepas. Si te encaja y no eres buen encajador, a la lona vas y se te terminó el combate.

– P: ¿Cómo es esa sensación cuando la dan el cinturón tras tantos años dedicados al boxeo?

– R: Me puse a llorar tan contenta (risas). Es una sensación muy bonita, para mí y para todo el equipo que va detrás de mí, empujándome. Y llegar a tenerlo, conseguirlo y levantarlo para mí significa que ha llegado una de las principales metas que quería que es el Europeo.

– P: No pueden entrar menores a una velada de boxeo y sus dos hijos no pudieron estar allí ¿Cómo fue ese momento de llegar a casa con el cinturón bajo el brazo?

– R: Mi hijo quería dormir con el cinturón y al día siguiente me lo robó para llevarlo al colegio (risas). Y mi niña, que estaba loca de contenta, lo estuvo viendo. Pero sí que es verdad que me da mucha rabia porque sólo es en Madrid. En cualquier provincia tú puedes ver boxeo y puede haber niños.

Es una disciplina que contiene unas reglas y tú tienes que respetarlas. No entiendo por qué sólo en Madrid no se puede ver, la verdad es que si que me dolió un poco pero hay que respetar las reglas que te ponen.

– P: El 13 de marzo tiene otra pelea, pero tras esto ¿Se plantea dar un salto al Mundial ahora mismo?

– R: No es que me lo plantee. Mi equipo y yo sabemos dónde queremos ir, pero sí que es verdad que ahora tenemos la del día 13 en Barcelona, y después de ahí, Oscar, que es mi mánager, tendrá que hacer y mover los hilos correspondientes para poder optar por él porque al final esto lleva su tiempo y su transcurso.

– P: ¿A quién le tiene ganas Miriam Gutiérrez?

– R: Me encantaría pelear con la más grande, que es Katie Taylor. Me gustaría mucho porque es una ‘top’ mundial. Ha estado en Londres y en Brasil en las Olimpiadas y ahora pasó a profesional. Tiene un montón de títulos, es campeona mundial no sé si en dos o en tres organismos. Pelear con una grandísima boxeadora a mí me encantaría.

Tenemos que seguir preparándonos porque al final esto es un pequeño bagaje y tú tienes que ir amoldándote. Pero la verdad es que al final lo que quieres es subirte a un ‘ring’ y boxear porque es lo que te gusta hacer. Pero si vamos boxeando con grandes, por mucho que caigamos, ya estamos aprendiendo.

– P: ¿Cuál es el referente de Miriam Gutierrez dentro del cuadrilátero?

– R: En femenino es Katie Taylor. Por eso tengo tantas ganas de boxear con ella. Y en masculino, Lomachenko (Vasily).

– P: ¿Usted quiere enfrentarse a Taylor porque es una de sus referentes?

– R: Para mí es una de las ‘top’. Campeona olímpica, campeona mundial. Todos los títulos que eso conlleva y todo el tiempo que yo veo que ella está dedicando… Llegué a conocerla en un campeonato internacional clasificatorio.

-P: Jardinera, boxeadora y madre ¿Cómo hace Miriam Gutiérrez para compaginar todo?

– R: Teniendo mucha organización, siendo muy disciplinada, teniendo todo un poco atado. Mi familia también tiene mucho que ver. Al igual que boxísticamente yo tengo un equipo detrás en mi casa y como madre también tengo un equipo detrás que son mi marido y mis hijos. A mí me parece algo muy bonito tener esa confianza con ellos. Desayunamos, comemos y cenamos juntos para poder llevar toda la locura que tiene su madre, su padre y mis propios hijos.

– P: ¿El apodo de ‘Reyna’ de qué la viene?

– R: Viene por mis caballeros, que son todos mis chicos que están dentro del gimnasio, todos mis amigos, toda mi familia que está fuera. Ellos me respetan tanto a mí como yo a ellos, y el trato que ellos me tienen, que es como el de una reina. Así me apodaron porque al final el respeto es mutuo.

-P: ¿Cómo y por qué llega Miriam Gutiérrez a un gimnasio de boxeo?

– R: Llega muy pequeñita, con una pequeña rotura en el abductor. Por no querer dejar el deporte de contacto, pasa al boxeo. Voy a hacer un pequeño inciso: el señor Jero García se ha enterado hace dos años de que yo soy zurda y llevo más de 12 o 15 años con él muy fuerte (risas).

– P: Por tanto ¿ha estado entrenándose como diestra?

– R: Siempre. Él me vio ponerme de diestra y siguió dándome las clases enseñándome de diestra, hasta que se dio cuenta hace un par de años en una cena en la que estábamos todo el equipo, cuando hacemos las reuniones, y me vio que yo comía con la izquierda y ,e dijo: ¿pero té eres zurda? Y yo, claro, llevo toda la vida siendo zurda…

Ahora lo que me pasa es cuando me dicen derecha me voy a la izquierda y cuando me dicen izquierda me voy a la derecha. Soy un pequeño caos, pero bien (risas).

– P: En un momento desaparece del gimnasio dejando de lado su gran pasión en el que es seguramente el episodio más duro de su vida ¿Cómo fue ese momento?

– R: Uno de los peores que te puedas imaginar porque que tengas que dejar de hacer las cosas que más te gustan por una persona es lo peor.

– P: Se queda embarazada de su hija Zaira y ¿en qué momento se da cuenta de la gravedad de la situación y dice ‘hasta aquí, esto lo tengo que cambiar’.

– R: Cuando veo que nace, te das cuenta de que lo que tu quieres es la felicidad de la niña y tu propia felicidad. Entonces es cuando cambia todo.

– P: ¿Cómo fue ese primer paso y su vuelta a la ‘tribu’, como la denominan ustedes?

– R: Una vez que yo hablo de todo esto, del tema de la violencia de género, de todo lo que me pasó en mi vida, lo hablo porque mi hija se hace adolescente y se me empieza a rebelar.

Como yo a mi hija nunca le había contado todo lo que me sucedió pienso que está llegando el momento porque ella está empezando a tener ese punto de rebeldía al llegar a la adolescencia, y tiene que saber todo lo que ha querido su madre para ella, con todo lo que llevaba detrás y el silencio que llevaba guardado.

Al hablarlo, a ella le cambian todas las perspectivas, su forma de ser. Empieza a ayudarme, a estudiar muchísimo y a tomarse las cosas mucho más en serio. Se da cuenta de que en esta vida todo puede cambiar. Sí que es verdad que yo anteriormente no le había contado nada para que tampoco sufriera.

– P: Ahora da cursos en los que cuenta su experiencia ¿Qué le motivó a ayudar a los demás con su historia?

– R: Lo acabas contando para que se den cuenta de que si yo pude salir, a pesar de todas las adversidades que me llegaron en su día… Yo pienso que ahora mismo hay muchas mujeres y muchos hombres, porque no solo voy a meter a las mujeres, que están sufriendo este tipo de lacra de la que yo pude salir, costándome muchísimo y con un montón de gente. Todo el mundo puede hacerlo.

– P: ¿Qué consejos le da a los jóvenes, tanto a ellas como a ellos, para evitar caer en una situación así?

– R: Que tengan mucha más confianza, que se quieran un poquito más y que si de verdad quieren no tienen por qué pisar al contrario, ni a la pareja ni a nada. Lo que tienen que hacer es apoyarse unos a otros para conseguir todo. Como digo yo, cuando las cosas se acaban, se acaban y se acabó, y cada uno por su lado y se acabó. Pero no tienes por qué exigir ni obligar a nada a nadie

Sancho Lladós Sanginés

Recent Posts

Dejar comentario

cuatro × dos =